Un proyecto puede venir de un pensamiento o de un encuentro: Gabriela Domínguez

Gabriela Domínguez Ruvalcaba es directora de cine documental y recién ha presentado en La Casa de la Enseñanza, en San Cristóbal de Las Casas, La danza del hipocampo, su primer largometraje, su ópera prima como directora y arranque personal haciendo cine.

¿Qué te significó hacer este largometraje?

Fue un reto importante, un goce por hacer algo con toda la libertad creativa y también una responsabilidad para mí, para la historia de mi familia

¿Cuáles son los retos de una creadora?

Como directoras, es cómo fondear nuestros proyectos. Aunque existen fondos, son limitados para la cantidad de personas que quieren hacer películas, así que acceder a ellos es un reto, pero también existe un reto personal y es que se debe ser constante y encontrar historias que se pueden continuar y comprometernos con ellas.

¿Cómo inicia un proyecto?

Es una pregunta difícil. Un proyecto no tiene un inicio claro, puede venir de un pensamiento, de un encuentro con alguien o de una invitación.

¿En qué reside la satisfacción más grande que te deja una obra?

En terminarla, por todos los retos que implica: el trabajo, la constancia, la dedicación También porque es un logro que no depende sólo de una persona, si no de un equipo, es un logro colectivo y de la sociedad que lo recibe, porque hacer películas nos ayuda a entendernos como ciudadanas de un lugar o un país.

¿Qué importancia tiene el documental en la sociedad?

La importancia de cualquier registro cinematográfico, incluido el documental, es la imprenta o el reflejo de un momento en muchos sentidos: tecnológico, ideológico, político. Esto deja una huella que en algún momento puede servir para reconocer toda esa historia.

Lo más leido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Copia deshabilitada
Scroll al inicio